5 formas de relajar cuerpo y mente ante del estrés

Escoger el tipo de meditación más adecuado para cada persona permite alcanzar un mayor estado de relajación y sosiego ante el estrés diario. Dedicar unos pocos minutos al día a la práctica de la meditación reducirá el estrés y el agobio, preparando la mente para enfrentar el día a día con más calma. Entre los diferentes tipos de meditación, como la meditación guiada, con mantras o en silencio, la elección de aquella más conveniente para cada persona será clave para maximizar sus resultados. La profesora de Zagros Sports, Esther García-Daya explica cuáles son los principales tipos de meditación y sus características para que escojamos el que más se adecúe a nuestras necesidades.

meditation-1800476_960_720

Como rasgo común, todo tipo de meditación se centra en apaciguar la mente. La meditación más adecuada para cada persona será aquella con la que esté más cómodo, motivo por el cual nunca habrá una meditación incorrecta o negativa. Sin embargo, es importante cumplir una serie de pautas para alcanzar los objetivos del entrenamiento de la mente y potenciar esta actividad. La primera hora de la mañana es la idónea para la meditación, ya que así se prepara la mente para las actividades cotidianas.

Meditar cada día unos minutos facilitará una mejor actitud ante los quehaceres. Además, es un buen momento para crear buenos hábitos y convertir la meditación en una actividad cotidiana. La recomendación es comenzar la práctica con entre 5 y 10 minutos diarios e ir incrementando la actividad hasta los 20 minutos. En la medida en que la meditación se integre en la vida de cada persona, se podrán ampliar las sesiones más allá de una hora. En estas sesiones, según la personalidad y el objetivo de cada uno, se escogerá uno de los siguientes tipos de meditación:

  • Atención plena en un punto: consiste en concentrar toda la atención en un único punto, pudiendo ser este real o imaginario. Tras adquirir una postura cómoda, la mente tiene que estar únicamente focalizada en ese objeto: una vela, un cuadro, una fotografía o incluso una parte del propio cuerpo. Las distracciones de la mente, habituales en los principiantes, han de ser evadidas para volver a situar toda la atención en el objeto del que se está haciendo uso. Esta práctica, además de relajar mente y cuerpo, reduce la ansiedad y desarrolla la concentración. Según Esther García-Daya: “es especialmente beneficiosa para las personas con tendencia al déficit de atención, ya que se obligan a concentrarse en un punto por un tiempo determinado”.
  • Meditación con mantras: los mantras son palabras o frases que se repiten de manera sistemática como herramienta para enfocar la mente. Existen mantras en diferentes culturas y religiones empleados para alcanzar un estado de paz plena. Esta técnica de meditación es muy útil para inducir la interiorización y lograr un mayor estado de concentración. Recitar continuamente un mantra ayuda a la concentración y evita que el cerebro divague. Esta práctica ayuda a silenciar los pensamientos que inundan un cerebro ajetreado. Acompasar la respiración con la entonación de los mantras genera un mayor estado de bienestar y tranquilidad.
  • Meditación guiada: se trata de un método de relajación e interiorización en el que las riendas las lleva un mediador. Con la guía de profesionales, se conduce la meditación para alcanzar los mejores resultados posibles. La voz de los mediadores será la encargada de conducir la sesión y orientarla a centrar la mente en el momento presente. Es el tipo de meditación más adecuado para quienes nunca hayan disfrutado de sus beneficios, ya que cuentan con el apoyo de monitores experimentados en la materia. Según la profesora de Zagros Sports “contar con un guía nos da herramientas que quizá nuestra mente consciente está omitiendo y nos ayuda a mantener el nivel de concentración, sin que nuestros pensamientos vaguen a su antojo”. Cuestiones que serán puestas en práctica en el próximo taller que impartirá en Zagros Sports La Moraleja el sábado 17 de diciembre.
  • Meditación activa: para las personas más nerviosas, la meditación activa permite combinar la quietud y el silencio con ejercicios físicos para liberar tensiones a través del movimiento. Agitarse, bailar y sacudirse constituye la primera fase de la meditación, donde se contribuye a la relajación física y a fomentar el sentido de la diversión y el gozo. Para terminar, unos minutos en silencio e inmóviles, siendo conscientes de los movimientos que se han realizado, reducirá el ritmo cardiaco de forma paulatina y potenciará la claridad mental.
  • Meditación de la respiración: tiene el mismo principio que la meditación de atención plena en un punto. La persona se concentra en el recorrido que realiza el aire, desde la nariz y a través de su organismo. Es una herramienta para liberar tensiones y reducir estrés. En un ambiente más relajado y calmado, será a su vez mas fácil conciliar el sueño y combatir los problemas de insomnio.

peaceful-442070_960_720

Para los no iniciados, la meditación también requiere que las condiciones ambientales sean las adecuadas. Se ha de buscar un espacio abierto y libre de distracciones donde, en una postura cómoda, poner en práctica estos ejercicios de relajación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: