Vitaminas para la migraña y otros nutrientes que cuidan nuestro cuerpo

Conocer las propiedades de los alimentos permite mejorar la calidad de la dieta de acuerdo con las necesidades de cada uno

De todas las cosas que se nos pueden olvidar al día, comer no es una de ellas. Lo que quizá olvidemos es que los nutrientes que consumimos en cada comida afectan a nuestro organismo e inducen cambios. Siendo conscientes de ello podremos remediar y prevenir pequeñas molestias, dolencias o desajustes del cuerpo. La ingesta de los alimentos adecuados contribuye así a mitigar los efectos del malestar que producen alteraciones tan comunes como la migraña o el insomnio. La nutricionista de Zagros Sports Beatriz Corral destaca qué alimentos contribuyen a mejorar el estado de salud ante algunas de las afecciones más comunes. Diez escenas que a muchos resultarán familiares.

fruit_vegetables_and_grain_nci_visuals_online1.-Prevenir y aliviar la migraña: las personas que padecen migraña, ya sea provocada por el estrés, fármacos o por causas genéticas, se ven obligadas en muchas ocasiones a detener su ritmo de vida para descansar en silencio y con las luces apagadas hasta que el dolor remita, con ayuda de analgésicos en muchos casos. El consumo periódico de alimentos con vitamina B2 contribuye a mitigar estos episodios. La B2 o riboflamina, vitamina que se puede encontrar en los cereales integrales, el huevo o las carnes magras, tiene la capacidad de mejorar el proceso de metabolización del oxígeno en el cerebro, aliviando la cefalea. Sumando a la dieta además, cantidades adecuadas de magnesio será posible reducir la intensidad del dolor. Este mineral se puede encontrar en las verduras de hojas frescas, la levadura de cerveza o los frutos secos.

2.-Evitar la caída masiva del pelo: el componente principal del pelo es la queratina, una proteína cuyo buen estado es clave para disfrutar de un cabello fuerte y sano. Las vitaminas, sobre todo la conocida como biotina, refuerzan la queratina dando un mayor vigor al pelo y haciéndolo más resistentes a las circunstancias diarias que fuerzan su caída. Un gran aliado en estos casos es la levadura de cerveza, entre cuyas propiedades destacan que es fuente de zinc, mineral que combate y previene la caspa. Para rematar la faena, un consumo periódico de espinacas, verduras con alta concentración de ácido fólico, mejora el aspecto del pelo, haciendo que luzca más sano y fuerte.

3.-Fortalecer las encías: cuando las encías duelen o sangran al comer o lavarnos los dientes es hora de hacer una visita al dentista. Para prevenir enfermedades e infecciones bucales es necesario cuidarlas y ser conscientes de los hábitos de consumo. Los cítricos por ejemplo, rica fuente de vitamina C, ayudan a fijar el colágeno en las encías y evitan la entrada de infecciones. La introducción en la dieta de alimentos con fuerte poder antioxidante, como son los frutos secos, permite reducir el crecimiento de las bacterias y evitar enfermedades en las encías. Según la nutricionista Beatriz Corral “una buena fuente de antioxidantes son los alimentos ricos en Omega 3, como los pescado azules o los frutos secos. Así nos beneficiaremos por partida doble de las cualidades de estos alimentos”.breakfast-1534465_960_720

4.-Esquivar el insomnio y conciliar el sueño: las noches en vela convierten la rutina diaria en un camino cuesta arriba. Lo que comemos antes de irnos a la cama afecta al posterior descanso, ya que ciertos componentes de los alimentos afectan al sistema nervioso. Además de optar por cenas ligeras que no dificulten la digestión, debemos buscar un aumento de los niveles de melatonina, la hormona que, junto con la serotonina, regula los ciclos del sueño y la vigilia. Los alimentos con fuerte contenido en triptófano inducen su liberación. Esta sustancia la podemos encontrar en alimentos como los frutos secos, los quesos o el pescado.

5.-Favorecer un buen tránsito intestinal: ante la gran cantidad de productos que actualmente ocupan el mercado para facilitar el tránsito intestinal, la recomendación de dietistas y nutricionistas continúa siendo el consumo de fibra y una hidratación adecuada. Simplemente, con la incorporación de frutas, verduras, cereales y leguminosas a nuestro consumo habitual ya estaremos potenciando una mejor digestión.

6.-Aumentar los niveles de hierro: cuando el organismo no cuenta con los niveles de hierro necesarios se dificulta la producción de glóbulos rojos, los encargados de  transportar el oxígeno por el torrente sanguíneo. La anemia es una de las consecuencias de este déficit. Aunque tradicionalmente se relacionan las lentejas con un aporte de hierro fuera de lo común, no constituyen el alimento con mayor proporción de este elemento ni su tasa de absorción es tan alta. Los puestos más altos del ranking de alimentos ricos en hierro los ocupan alimentos como los mejillones y los berberechos. Otros productos de origen vegetal, como los cereales integrales o las algas también constituyen un fuerte aporte de hierro para el organismo. Cuando no se eligen las fuentes de hierro adecuadas o el hierro que ingerimos interacciona con otros nutrientes y se ve anulado, será necesario contar con el asesoramiento de un nutricionista que establezca una dieta personalizada para invertir esta situación.

7.-Prevenir la aparición de herpes labial: el herpes labial está directamente relacionado con situaciones de mayor estrés corporal: un descenso de las defensas, la menstruación, picos de frío o calor, etc… A pesar de que el herpes tiene carácter vírico, existen alimentos que, acompañados de hábitos de vida saludables, previenen su aparición. Por ejemplo, unos bajos niveles de vitamina B12 aumentan las posibilidades del desarrollo del herpes. En palabras de la experta de Zagros Sports: “las proteínas de origen animal, como el hígado, los mariscos o los huevos, presentan una amplia concentración de Vitamina B12. Veganos y vegetarianos pueden recurrir a algas como la espirulina”.

8.-Favorecer la circulación para evitar la formación de varices: en este caso, los amantes de la comida picante llevan ventaja. Los alimentos picantes reducen la inflamación de las arterias y su contenido en vitaminas A y C provoca que las paredes de los vasos sanguíneos se vean reforzadas. De esta forma se facilita la circulación, haciendo más difícil que se formen varices. Además, los ácidos grasos Omega3, recurrentes por sus numerosos beneficios, disminuyen la viscosidad de la sangre para facilitar su movimiento a través del organismo gracias a su función antiinflamatoria. chilli-1437775_960_720

9.-Potenciar el deseo sexual: según las circunstancias personales, podemos pasar por periodos de mucho estrés, cansancio o presiones emocionales que se traduzcan en unos menores niveles de deseo sexual y problemas en el ámbito de la pareja. El desequilibrio en los niveles hormonales, tanto testosterona como otras hormonas, es una de la causa de estos cambios fisiológicos. Justo esos alimentos que llamamos “afrodisiacos” son los que aumentan o disminuyen el nivel de hormonas en sangre. El ácido aspártico de las ostras por ejemplo aumenta la  producción de testosterona, esperma y estrógenos. De igual manera, los alimentos ricos en triptófano promueve la liberación de la ya mencionada serotonina, la hormona que regula las emociones y el deseo sexual. El plátano o las carnes magras entre ellos. En palabras de la experta de Zagros Sports: “también podemos contar con la ayuda del ajo, con nutrientes vasodilatadores que favorecen el flujo de la sangre, o recurrir a la soja en la menopausia, ya que su alto contenido en fitoestrógenos compensa el descenso de la libido”.

10.-Recucir y controlar la ansiedad: en los ataques de ansiedad vuelven a jugar un papel esencial las hormonas. Serán beneficiosos todos aquellos alimentos libres de grasas que aumenten el triptófano a raíz de su capacidad de modificar los niveles hormonales. Las vitaminas reducen el estrés y ayudan a controlar las emociones, así que la fruta será un alimento clave. Como fuente de triptófano el chocolate nos hace sentir mejor al aumentar la serotonina. Lo mismo ocurre con los pescados azules al ser fuente de ácidos Omega3.

La clave para cuidarnos está en ser conscientes de lo que comemos y de la función que cumplen los alimentos. Si los conocemos, podremos usarlos en beneficio de nuestra salud. Siempre partiendo de la base de mantener una dieta equilibrada y variada, prestando atención a los alimentos que nos aportan más beneficios, con los productos frescos y de temporada como nuestros mejores aliados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: