El cansancio y los malos hábitos nos pasan factura

¿Cuánto tiempo nos tomamos al día para descansar, para reducir esa frenética actividad que nos lleva de un lado para otro? ¿Y para cuidarnos y mantener una dieta equilibrada huyendo de los “pico algo rápido que no me da tiempo”? La ajetreada vida que llevamos nos puede conducir a cuadros de agotamiento y a tener que lidiar con la fatiga y la anemia.

64368770_7bce91daf6_oAunque se relaciona la fatiga con la anemia como uno de sus síntomas, no siempre van de la mano. Debemos conocer las características de cada una para poder actuar según aquello que nos está pidiendo el cuerpo.

La fatiga es la sensación de agotamiento físico o mental que nos invade cuando no llevamos hábitos de vida saludable o estamos ante situaciones de gran estrés. Una mala alimentación y la falta de sueño nos conducirán a esta sensación de cansancio físico y mental que nos dificulta la puesta en marcha de la rutina diaria. Por el contrario, la anemia es una enfermedad caracterizada por una disminución en la concentración de la hemoglobina de la sangre. La más común, entre sus varios tipos, es la falta de hierro. Está ocasionada por una mala alimentación o grandes pérdidas se sangre.

Como decíamos antes, uno de los síntomas más característicos de la anemia es la fatiga. Sentimos un mayor cansancio ante la falta de hierro. Además, de la reducción proteica se derivará también la caída del pelo, la palidez cutánea, taquicardias… Es debido a ello que, si una buena alimentación y un sueño reparador no alivian nuestro cansancio, deberemos recurrir al médico para que determine si tenemos algún déficit. O simplemente nos hemos pasado de frenada con nuestra rutina.

Combatir la anemia a base de lentejas

Cuando se tiene una predisposición genética a la anemia o se experimentan grandes pérdidas de sangre, como en el caso de mujeres con sangrado menstrual abundante, lo mejor es saber cómo hacer nuestro cuerpo más resistente a la anemia.

Alimentos como las carnes rojas, las legumbres, el paté de hígado y la morcilla son altamente ricos en hierro. En el caso de que no fuera suficiente, los médicos pueden recomendar la ingesta de suplementos de hierro que, tomados en ayunas, contribuirán a la asimilación del nutriente por parte del organismo.

Sea anemia o simplemente fatiga lo que nos tenga “down”, siempre será positivo mantener un ritmo de vida ordenado, respetando los horarios de sueño y realizando ejercicio moderado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: